El embutido ibérico es bueno para los más pequeños | Blog cerdoh

Por qué el primo de Zumosol comía embutido ibérico de bellota de pequeño

El embutido ibérico de bellota contiene propiedades altamente beneficiosas para la salud de los niños.

Los que ya tenemos una edad nos acordamos perfectamente del primo de Zumosol. Mejor dicho, no sólo nos acordamos, sino que… ¿quién no ha recurrido a esta conocida figura cuando se ha visto en apuros? ¡Que levante la mano! 😉

Y es que el primo de Zumosol no era un primo cualquiera, no. Menuda musculatura gastaba. Era un tipo sano, bien criado. Sin duda, es un ejemplo de que los zumos naturales son una fuente importante de vitaminas y energía.

Pero -que quede entre tú y yo-, en Cerdoh! estamos casi seguros de que no todo era gracias a la fruta…, esto huele a que algo de embutido ibérico de bellota había de por medio. Seguro que su madre estaba al tanto de los beneficios que el jamón ibérico de bellota y demás exquisiteces tienen en la salud de los niños. Y es que son muchos.

Los peques y el embutido ibérico de bellota

El embutido ibérico de bellota es uno de los productos más famosos de la gastronomía española. Y a la cabeza de ellos, por supuesto, el jamón ibérico/strong>, que gusta tanto a mayores como a pequeños.

Pero la realidad es que precisamente, éstos últimos son los que requieren una mayor cantidad de nutrientes para garantizar su correcto crecimiento y desarrollo. Hablamos de nutrientes tales como el hierro, las vitaminas y las proteínas, que son un imprecindible en su dieta diaria -siempre en proporciones equilibradas-.

La ‘pócima mágica’ que contenga todos los nutrientes esenciales que los peques necesitan en el día a día no existe. Por eso, hay que elaborar un menú infantil sano mezclando alimentos que aporten cada uno de ellos.

Aunque bien es verdad, que el jamón ibérico de bellota cubre buena parte de dichos nutrientes.

Beneficios del jamón ibérico para los niños

El jamón ibérico de bellota -producto típico español donde les haya-, goza de numerosas propiedades beneficiosas para el organismo de los niños, e integrarlo en su dieta es todo un acierto.

Lo primero a destacar es su alto contenido en proteínas (con todos los aminoácidos básicos). Esto se traduce en un beneficio notable en el sistema inmune del pequeño, así como en su crecimiento y desarrollo. Para que te hagas una idea, con una loncha de jamón de 30 gramos se suple casi el 30% de sus necesidades.

A estas proteínas hay que sumar los aceites grasos oleicos, que controlan y reducen el colesterol malo, y facilitan la producción del bueno. También hay que hacer mención a su elevado nivel de hierro, idóneo para prevenir la anemia en el niño y que esté siempre en buen estado físico.

No nos olvidamos de las vitaminas del grupo B y de los minerales como el zinc, el calcio y el fósforo, que tiene esta delicatessen y que influyen directamente en la salud del menor.

Pero esto no es todo. El jamón ibérico de bellota, desde el punto de vista de la nutrición, además es beneficioso porque incluye potasio. Un punto interesante a tener en cuenta porque éste es bueno tanto para las células cerebrales como para el desarrollo de los músculos.

¿Cuándo pueden los niños empezar a comer jamón ibérico de bellota?

Ésta es una pregunta que suelen hacerse muchos padres. Y tenemos la respuesta. Según expertos en pediatría, el jamón ibérico de bellota es un alimento de alto valor nutritivo que los niños pueden empezar a comer a partir del año de edad. También es entonces cuando puede y debe incorporarse a la mesa con el resto de la familia y consumir los mismos alimentos. Asimismo, a esta edad es cuando comienzan a instaurarse los hábitos alimenticios que, apropiados o no, son los que el niño mantendrá durante toda la vida.

Eso sí, a la hora de dar jamón ibérico de bellota a los peques y otros embutidos como chorizo ibérico o salchichón ibérico, es primordial elegir productos de calidad garantizada como los que puedes encontrar en nuestra tienda online. Es más, en este caso, los packs de lonchas resultan especialmente cómodos.

Ahora que ya sabes todos estos beneficios en forma de hierro, vitamina B y grasas cariovasculares, no tengas problema de incluir este manjar -razonadamente- en las comidas de tu hijo, pues contribuye a llevar una dieta y vida sana. Y si no, que se lo digan al primo de Zumosol 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *