Consultorio ibérico: Los orígenes de Cerdoh! (Parte 1)

Queridos amantes del mejor ibérico, creemos que ya va siendo hora de que nos conozcáis más a fondo. Y cuando decimos más, es muuucho más. Cerdoh! es una marca de embutidos ibéricos de bellota relativamente nueva, pero su historia no empieza ahora, con nosotros, sino que todo lo que tenemos se lo debemos a nuestros padres y abuelos.

Eso sí, ahora somos cinco hermanos bien avenidos los que hemos cogido este legado y le hemos querido dar un toque más fresco, más original, más Cerdoh! Eso sí, aunque nos hayamos renovado por fuera, no queremos perder de vista nuestros orígenes y sobre todo, mantenemos la ilusión, el mimo y el cuidado por elaborar un producto de calidad. Como nos enseñaron en casa.

En fin, hay tantas cosas que queremos contaros… que la verdad es que nos ha costado decidirnos por dónde empezar, pero ya está, hemos abiero un consultorio propio para contar al mundo qué es Cerdoh! Ponte cómodo, que empezamos:

¿Cuándo nace Cerdoh!?

Como idea, Cerdoh! nace en el 2011, ese es el año en el que empezamos a curar nuestro propio jamón ibérico de bellota pero no es hasta finales del 2013 cuando lanzamos la marca al mercado.

¿Cuántos somos?

Somos cinco. Cuando se jubilan nuestros padres, los cinco hermanos, tres chicas y dos chicos, creamos la sociedad Hermanos Hervalejo S.L. para gestionar todo el negocio de agricultura y ganadería, y también para englobar este negocio nuevo que hemos montado de la venta de embutidos ibéricos de bellota.

¿Qué más hace Hermanos Hervalejo S.L.?

Tenemos el negocio del porcino y vacuno. Tenemos fincas repartidas por el Campo de Argañan, concretamente en Villar de Argañán, Fuentes de Oñoro y Villa de la Yegua.

¿En qué momento decidimos venirnos para Villar de Argañán y montar la sociedad entre los cinco?

El factor clave fue la crisis. Los trabajos no eran estables, no estaban bien remunerados y nos dimos cuenta, según iba pasando el tiempo, de que teníamos algo a lo que aferrarnos y que tenía y tiene mucho potencial. Además, nuestros padres nos han dado los conocimientos (por ejemplo, José es ingeniero agrícola) para poder hacerlo. Fueron momentos de cambio, y un buen día decidimos que “oye, que si en nuestra zona tenemos todo lo necesario para tener un trabajo estable y con potencial, ¿por qué no aprovecharlo y currárselo?”.

¿Cómo repartimos las tareas entre los hermanos?

No todos estamos aquí, trabajando en el día a día de la empresa. La pequeña de los cinco, Maria, aún está estudiando. Las otras dos hermanas tienen sus profesiones, una es profesora en Cáceres y la otra es ingeniera en Madrid, por lo que colaboran con Cerdoh desde la distancia. Montse, por ejemplo, está muy implicada en la marca desde el principio, de hecho, estuvo muy metida en todo el proyecto de reforma del local, que es de lo suyo, claro. Además, es muy importante para todo lo relacionado con las ferias, es la que se preocupa más por la imagen, y también hace de comercial en sus horas libres.

Y ya llegamos a los dos chicos, uno se encarga del tema del campo y el otro de toda la gestión de pedidos, de todo lo que tiene que ver con el producto terminado.

¿Desde dónde y hasta dónde llega Cerdoh!?

Cerdoh! empieza en lo que para nosotros es lo principal, la alimentación, la raza, es decir, la materia prima del producto. La parte del curado y proceso de embutido del producto lo hacemos mediante la cooperativa de la que formamos parte, la cooperativa Dehesa Grande, pero siempre bajo nuestra supervisión.

Una vez está curado el producto lo traemos a nuestras instalaciones y aquí es donde se realiza el loncheado, el envasado al vacío, almacenamiento y la gestión de los pedidos.

¿Es muy sacrificado el campo?

No, es un mito ya lo de que el campo es esclavo y sacrificado. Hoy en día, los avances en la maquinaria hacen que las tareas del campo estén completamente mecanizadas. Por poner un ejemplo, antes cuando tocaba hacer alpacas, había que hacer paquetes muy pequeños y era un trabajo en el que hacían falta unas 10-15 personas para recogerlas todas y almacenarlas. Ahora, una persona con un tractor que tenga la maquinaria necesaria lo hace él solo, con su aire acondicionado y todo.

Eso sí, está claro que los animales hay que vigilarlos todos los días, entonces, si quieres tener unas vacaciones de veinte días y estás tú solo, no podrás disfrutarlas. Pero los que trabajamos de esto, es porque nos gusta, además uno se acostumbra a este tipo de vida y lo hace con agrado.

¿Cómo recordáis el trabajo que hacían vuestros padres? ¿Se dedicaban los dos al campo?

Si, claro. Bueno, nuestra madre ha tenido cinco hijos así que, echaba una mano a mi padre en todo lo que podía. Pero era él quien trabajaba en el campo.

¿Qué recordáis del campo de cuando erais pequeños?

Desde que tenemos uso de razón hemos venido aquí, al Campo de Aragañan, a ver el campo, a echar una mano a nuestros padres.

¿Os gustaba?

Bueno, de pequeños también nos gustaba jugar al fútbol y hacer otras cosas; y cuando nos decían que había que ir al campo a veces teníamos la sensación de que nos quitaba tiempo para hacer esas otras actividades. Pero ahora que ya somos mayores, lo recordamos con mucho cariño.

¿Cuáles son los retos de Cerdoh!?

Seguir mejorando en la calidad del producto, no tanto en número. Queremos llegar aún más al público, queremos que todos puedan disfrutar de los embutidos ibéricos de bellota y del jamón ibérico 100% de bellota. Todavía somos muy desconocidos para el consumidor y queremos llegar a un público que aprecie la calidad de nuestros productos y seguir por esa línea de hacer las cosas lo mejor posible, enfocados en la raza lampiña, en una producción que sea respetuosa y natural.

Y ¿Cómo vemos el futuro de Cerdoh!?

Pues creemos que las producciones de calidad están ligadas a un público específico. Hay un consumidor urbano que ya no encuentra en sus establecimientos habituales aquellos productos de calidad que busca, como por ejemplo el jamón ibérico de bellota y los embutidos ibéricos de bellota, y van a su encuentro a través de Internet. Y ahí es donde dan con nosotros. Además, gracias a las nuevas tecnologías, la logística ahora se hace rápidamente: nos llega un pedido y al día siguiente lo pueden tener en cualquier punto de España. Eso sí, creemos que las compras por internet y este tipo de negocio tiene futuro siempre y cuando ofrezcas un producto diferenciado y de calidad.

Y por último, ¿Qué cosas os hacen decir ¡Oh!?

Por ejemplo, antes de empezar con este proyecto era muy difícil estar motivado en un trabajo al que no le veías mucho futuro o que era inestable. Ell hecho de que hayamos conseguido sacar un jamón ibérico de bellota y embutidos ibéricos de bellota de mucha calidad al mercado y que la gente los pruebe, y además, les guste nos motiva mucho. Además, ahora con Cerdoh! tenemos un horizonte de futuro en el que creemos que vamos a ir creciendo con un producto ligado a nuestra familia. Estas pequeñas cosas hacen que cada día descubramos un poco más qué es y hacia dónde va Cerdoh! Estamos motivados y tenemos nuevos horizontes de progreso para la marca y para nosotros mismos también. Eso es lo que de verdad nos hace decir ¡oh!

Y hasta aquí podemos leer por hoy. Pero no os preocupéis, nos debemos a vosotros, así que dejamos la puerta abierta de nuestra casa y próximamente habrá otra entrega del consultorio de Cerdoh!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *