España y sus tapas, ¡una auténtica maravilla!

¿Cuáles son las mejores tapas de España?

Si hay algo de lo que podemos presumir (y presumimos) en España es que aquí se come de maravilla. Gozamos de una variedad y calidad de alimentos y comidas típicas sin igual y, precisamente, esta riqueza gastronómica -encabezada por el jamón ibérico de bellota, el lomo ibérico y el resto de productos del cerdo ibérico- se ha convertido en uno de los principales reclamos turísticos de nuestro país. Y es que…¿quién no ha oído hablar de las tapas?

Está claro: dentro de las muchas propuestas foodies que más disfrutamos tanto nosotros como las personas que nos visitan de fuera, el tapeo es el rey. Pocas cosas en la vida pueden compararse a esta costumbre tan nuestra de quedar con los amigos para ir de tapas (hasta que el cuerpo aguante) y degustar en cada sitio un trocito de nuestra tierra acompañado de un buen vino o de lo que se tercie.

Hoy en día, el listado de tapas que podemos comer a lo largo y ancho de la geografía española es enorme y exquisito. Los tiempos van cambiando, las tendencias culinarias también y los profesionales de la hostelería no paran de reinventarse y de elaborar nuevos pinchos con los que conquistar nuestros paladares.

Pero más allá de las modas, hay ciertos aperitivos tradicionales que a todos nos gustan y que son INTOCABLES.

Entonces… ¿qué? ¿Te vienes con nosotros a comernos España en forma de tapa? 😉 En nuestro ‘gastrotour’ vamos a saborear las más recomendadas y populares, que son:

Tortilla de patata

Puede que lo de “un pincho de tortilla, por favor” sea la frase más repetida en todos los establecimientos españoles. De la mezcla de ingredientes básicos como son el huevo, la patata, el aceite de oliva y la cebolla se obtiene uno de nuestros platos estrella: la tortilla.

Se necesita un poco de maña para darle la vuelta en la sartén, eso sí, pero por lo demás, ¡está riquísima y es sencillísima!

¡Ay! Por cierto, que en la receta hemos incluido directamente la cebolla, pero ya sabemos que éste es un tema drástico: de cebolla a muerte o de no cebolla, a muerte también. ¿Tú de qué eres? 😉

Croquetas

Las hay con diferentes rellenos (setas, centolla, calamares, gambas, bacalao, Cabrales…). Las hay más doraditas o menos. Las hay de diferentes tamaños. Las hay crujientes o un pelín deshechas…

Hablamos de las croquetas. Las de siempre son las de jamón ibérico de bellota, pero en la actualidad es fácil encontrarlas de prácticamente todo lo que se quiera.

Calamares y pescaíto frito

Una tapita o ración de calamares nunca puede faltar. Tienen forma de anillo y, tras rebozarlos con aceite de oliva, se sirven calientes. Hay a quien les gusta con un poco de limón exprimido por encima, untados en mayonesa o alioli…, pero solos también están muy buenos.

De los calamares nos pasamos al pescaíto frito. Así es cómo se denomina en Andalucía al pescado fresco rebozado con aceite de oliva. En el sur es muy normal que lo sirvan en un cucurucho de papel y con un adobo conocido como ‘bienmesabe’. ¡Y damos fe de que sabe bien! 😉

Jamón ibérico

Que el jamón ibérico de bellota es uno de los productos españoles más buscados por quienes nos visitan no es un secreto. En tapas se suele poner con pan o picatostes.

Y luego en Cataluña lo tradicional es el pa amb tomàquet o ‘pan tumaca’: pan, tomate, aceite de oliva, ajo (opcional) y sal, a lo que se añade, en función de los gustos de cada uno, jamón ibérico, lomo ibérico, embutido ibérico en general, quesos…

Olivas

En muchos locales las ofrecen con la bebida a modo de detalle. Las aceitunas y resto de encurtidos son muy habituales en las tapas, y también las hay rellenas, normalmente de pimientos o anchoas.

Y siguiendo con las olivas, no podemos pasar por alto un clásico del País Vasco, que por allí de comer y de gastronomía saben bastante y a las tapas las llaman ‘pintxos’. Pues bien, tienen una especie de banderilla compuesta por anchoa, aceituna y guindilla conocida como Gilda.

Patatas bravas y papas arrugadas

Literalmente, las patatas fritas con salsa brava arrasan. Apetecen en cualquier momento del día y con ese toque picante son irresistibles. La otra opción es con salsa alioli, que se prepara con aceite de oliva y ajo.

Además, ya que estamos con patatas, en Canarias hay que probar sí o sí las papas arrugadas con mojo, una salsa autóctona de las Islas Canarias con sabor intenso. Las más famosas se preparan con una pequeña patata de la zona que se cuece con abundante sal.

Ensaladilla y gazpacho

La ensaladilla rusa (o ensaladilla a secas) también suele estar presente en las barras de los bares españoles. Se trata de un plato frío hecho a base de patatas cocidas, atún, huevo, diversas hortalizas (zanahoria…) y legumbres (guisantes, judías…). Una vez todo picadito en pequeños trozos, se echa en un recipiente, se añade mayonesa y se mezcla. ¡El resultado es de 10!

Aprovechando que estamos con platos fríos, en Andalucía una tapa muy común, sobre todo en verano, es la de gazpacho y salmorejo, dos sopas que tienen al tomate y al aceite de oliva como protagonistas.

Huevos rotos y migas

Los huevos rotos o huevos estrellados son huevos fritos con la yema bastante líquida y colocados sobre una cama de jamón ibérico de bellota y patatas fritas. Cuando se rompe o se ‘estrella’, la yema cubre el resto de ingredientes y comienza la fiesta, ¡qué delicia!

Se puede coger un poquito de pan para ‘mojar’ con la yema del huevo para que el disfrute sea ya máximo. Hay otras versiones que en vez de jamón ibérico optan por gulas, gambas u otros embutidos del cerdo ibérico, como el chorizo.

Por otra parte, están las migas, que llevan pan desmenuzado y frito con aceite de oliva y numerosos componentes más que suman sabor a la tapa: chorizo ibérico, panceta cebolla…

Paella

¡De la Comunidad Valenciana al mundo! La paella es la comida de domingo (o de celebración de algo) de muchos de nosotros y en multitud de locales la tienen de tapa. Arroz con productos de la huerta y con carne o frutos del mar… ¿para qué más? 😉

Pulpo, sepia y mejillones

Visitar Galicia y no probar su ‘pulpo a la gallega’ o ‘pulpo a feira’ no tiene perdón. Consiste en pulpo cocido y troceado servido en una tabla de madera y espolvoreado con sal, pimentón. A esto se le agrega unas gotitas de aceite de oliva y a chuparse los dedos.

¡No nos olvidamos de la sepia! Lo normal es la sepia a la plancha y con mahonesa o salsa alioli. Pero en otros lugares tienen más tradición los chopitos fritos (muy similar a la sepia pero de menor tamaño) que en Andalucía son las famosas ‘puntillitas’.

Los mejillones al vapor acompañados de limón o con tomate, cebolla y pimiento muy picado y aliñado (vinagreta) también son otro de los pinchos made in Spain.

Morcilla, chorizo y queso

La morcilla y el chorizo son, junto con el lomo ibérico y el jamón ibérico de bellota, dos de los embutidos del cerdo ibérico con más popularidad entre las tapas.

La morcilla se hace con arroz, y el chorizo permite más libertad de elaboración: a la brasa, cocidos a la brasa… De igual modo, el picadillo (carne picada y adobada), los chicharrones y los torreznos es usual que te lo pongan con la consumición.

Por último, las tablas de queso. En nuestro país tenemos a nuestro alcance una gran variedad y lo suyo es que se ofrezca un queso local : el Manchego (Castilla La Mancha), el Idiazábal (País Vasco), el Roncal (Navarra), el Mahón (Islas Baleares), el Majorero (Islas Canarias)… ¡hay donde elegir!

Después de esta completa ‘Guía de tapeo by Cerdoh’ sólo podemos decir que tenemos una suerte inmensa porque como se come en España… ¡en ningún sitio!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *