¿Se puede considerar al jamón ibérico un producto ecológico?

¿El jamón ibérico de bellota es “ecológico”?

Somos gente de campo, del Campo de Argañán. El cerdo ibérico de bellota es nuestra pasión y la dehesa nuestra vida. Por eso la cuidamos con mimo: mantenemos un firme compromiso con el medio ambiente y aplicamos las medidas necesarias para ser lo más respetuosos posible con el ecosistema

 

 

Somos eco-friendly

El cerdo ibérico de bellota es fundamental para la sostenibilidad de la dehesa, pues sin el uno no existiría lo otro. La buena gestión de nuestra dehesa salmantina pasa por utilizar los recursos naturales de manera sostenible, y también asegurar el bienestar animal.

Conscientes de que nuestro entorno es un espacio privilegiado, intentamos abastecernos de energía limpia y totalmente friendly con nuestro prado. Sólo así garantizamos que nuestros cerdos lampiños se críen con las condiciones adecuadas para conseguir el auténtico jamón ibérico  de bellota. Y, además, ponemos nuestro granito de arena para dejar un futuro  más prometedor.

Todo esto cobra mayor relevancia teniendo en cuenta que nuestra zona ha sido declarada como área de especial protección para las aves y lugar de importancia comunitaria dentro del proyecto Red Natura 2000.

Estos reconocimientos se deben a la contribución que se realiza en nuestra tierra para restaurar el hábitat natural, incluyendo la biodiversidad de la fauna y flora silvestre del Campo de Argañán. 

Un jamón ibérico sostenible y respetuoso con el entorno.

Nuestras instalaciones están perfectamente conservadas y estamos siempre pendientes de tareas que haya que acometer. Por ejemplo, la prevención de incendios, las repoblaciones, cualquier otro tipo de limpieza o la puesta en marcha de medidas para enriquecer el suelo y evitar enfermedades que afecten a los árboles (encinas y alcornoques).

En el campo todo ha de estar dispuesto para la etapa de la montanera, que es cuando nuestros cerdos ibéricos salen a la dehesa y la recorren de arriba a abajo en busca de su comida preferida: la bellota y demás pastos silvestres. Calculamos que caminan cerca de 14 kilómetros al día, y a cada animal le pertenece un trocito concreto de pradera. En nuestro caso, tenemos aproximadamente 0,7 cerdos lampiños por hectárea.

Esta crianza en libertad y en constante movimiento en plena naturaleza, junto con su ‘exquisita’ alimentación, es fundamental para el desarrollo y la calidad de la carne del cerdo. Calidad que, por cierto, es altamente valorada por los clientes y el sector gourmet y de alta restauración en general. Y es que cada vez se buscan más platos elaborados con productos forestales y sostenibles. Incluso, en las escuelas de hostelería ya se apuesta por educar a los más jóvenes sobre criterios ecológicos y de sostenibilidad en la cocina.

Por todo ello, no cabe duda de que en Cerdoh! no sólo destacamos las bondades de un producto nacional de gran calidad como es el jamón ibérico de bellota, sino que también promovemos el trabajo sostenible de las dehesas y la obtención de sus ‘manjares’ de manera responsable.

De hecho, no se nos ocurre una mejor forma de reconocer el esfuerzo de nuestras generaciones pasadas que conservando y mejorando nuestro campo, ya que han sabido sacar de él las viandas más exquisitas.

Por todo ello aunque la producción de Jamón ibérico ecológico, conlleva una serie de requisitos específicos establecidos en el reglamento CE 834/2007  no cabe duda de que la elaboración de Jamones de bellota 100% ibéricos, se basan en un sistema de producción sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *