Jamón Ibérico de Bellota vs el verano

Llegan los calores, los sofocos, las fiestas en el pueblo, las playas abarrotadas y los atardeceres de picoteo. Llega el verano y, en Cerdoh! nos ponemos la camiseta corta y las chanclas para seguir atendiendo todos los pedidos que llegan por que, sinceramente, comprar jamón ibérico de bellota también es algo veraniego. Es más, estamos por asegurar que, parafraseando al gran Fernando Fernán Gómez, “los jamones son para el verano“.

¿Comprar Jamón Ibérico de Bellota en verano? No digáis bobadas.

Que no, hombre, que todo tiene su aquel. Por eso, vamos a ofreceros aquí unas cuantas razones de peso y con sabor por las que el Jamón Ibérico de Bellota (sea entero o en nuestros kits) puede ser la compra perfecta para acompañarte durante los calores.

Es un picoteo perfecto para esas noches de fresquito.

Ponte que llegas de trabajar (sí, en verano también se trabaja) y no tienes nada en la nevera. Pero… ¡Oh! Misteriosa salvación: tener unos loncheados de Jamón Ibérico de Bellota bien te arreglan una cena. ¿Cómo? Por un lado, puedes añadir el jamón a un salmorejo fresquito que te viene de perlas para que, en mitad de una noche de verano, apagar calores y mantener la línea. Que la piscina obliga. Por otro lado, puedes disfrutarlo sin más. Con una copita de vino y unos panecillos ligeros. Pero, eso sí, asegúrate de que lo dejas reposar un poquito a temperatura ambiente para que reabsorba todos los sabores y se ponga a punto de aceites.

Son las proteínas que necesitas para recuperar las fuerzas.

La playa cansa y lo sabes. Es un oximorón en toda regla pero lo que debería ser una actividad relajada y un día de descanso termina provocando un agujero en el estómago de proporciones cósmicas. Pero no solo tienes hambre. También, tras tanto largo nadando de cala a cala, necesitas proteínas. Proteínas de las de verdad. De las del Jamón Ibérico de Bellota. Proteínas que te permitan volver al día siguiente a la playa y ganar en estilo mariposa a todos los jubilados que esa playa de ensueño. Y para eso, unas buenas lonchas de Jamón Ibérico de Bellota, bien cortaditas, a cuchillo, son la solución perfecta. Y, si quieres más información puedes consultar este enlace.

Es el aliado perfecto para tu dieta de verano. Aunque ya sea tarde.

Que todos en verano hacemos, en mayor o menor medida, operación bikini, es un hecho. En Cerdoh!, de hecho, hacemos operación bikini pero siempre llegamos tarde. De hecho el bañador comienza a quedarnos bien en noviembre, justo a tiempo para ir a la piscina (climatizada). Pero esos kilitos de más, en realidad, no son culpa del jamón sino del pan. De hecho, el jamón ibérico de bellota es el complemento ideal para tu dieta. Eso sí, sin el pan.

¿Y el modo de conservación, qué?

Esta es la parte interesante: sobre todo si compras un jamón entero ibérico de bellota. Aunque, eso sí, el método de conservación no cambia mucho sea verano o invierno. Aunque sí se complica un poco. Por que, si en invierno es fácil tener un lugar fresco y seco (entre 14-18ºC) en verano es más difícil. Por eso, nuestra recomendación es que, para estas fechas, lo mejor sea comprar los sobres loncheados de Jamón Ibérico de Bellota que necesites. Sin complicaciones.

Y, al llegar a casa, poner el ventilador en modo huracán mientras saboreas el verano a través de un buen ibérico de bellota. ¿Se puede pedir más? Claro que sí, pero de momento vamos a quedarnos con la realidad 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *