bandejas de embutidos ibéricos de bellota

Cuatro ideas para hacer bandejas de embutidos inolvidables

Con queso, con foie, con fruta…, te contamos cómo preparar bandejas de embutidos de pata negra para sorprender a tus invitados

Estás disfrutando de un fantástico atardecer de verano en el jardín con tu copita de vino en mano y tu tapa de ibéricos de pata negra, y de pronto alguien empieza a quemarte el timbre.

Índice:

Te levantas y vas a ver de quién se trata. Sin llegar a abrir del todo la puerta escuchas un… ¡sor-pre-sa!

No te da tiempo a articular palabra. Lo único que haces es mirar y volver a mirar por si lo que estás viendo es real: ante ti el cuñado y toda su troupe. No das crédito. Y mientras tanto, saludos por aquí, saludos por allá, y todos como Pedro por su casa. ¡Qué confianzas se gastan algunos! 😉

Pues nada -dice el cuñado-, que pasábamos cerca y hemos pensado, ¡vamos a saludar a la family!

Genial, genial -contestas tú con la boca pequeña-, ¡qué menos! -recalcas-. Pero rápido se te enciende la bombilla y te das cuenta de que esta visita te viene al pelo…., ¡es la oportunidad que estabas esperando!

Cuando las deliciosas bandejas de embutidos ibéricos te hace triunfar

Después de las disputas que siempre hay entre vosotros: que si mis ibéricos de bellota son de mayor calidad, que si tú no sabes cortar bien los ibéricos de pata negra…, ahora tienes la ocasión perfecta para demostrar a tu querido cuñado que nadie entiende de embutidos 100% ibéricos de bellota tanto como tú.

¿Cómo sorprenderle? A priori, hay dos opciones. Una de ellas es preparar algunas recetas con jamón ibérico de bellota, que están para chuparse los dedos. La otra es tirar de bandejas de embutidos de esas que no se olvidan.

Y te decantas por ésta última. Porque tu cuñado es muy suyo, es muy de repentes, y en cualquier momento levanta el campamento y se va. Pero antes…., ¡se va a quedar con la boca abierta!

¿Cómo presentar bandejas de embutidos perfectas?

Cuñado, toma asiento -le apuntas-. Que preparo en un plis un par de bandejas de embutidos ibéricos y la degustamos todos juntos.

¡Planazo! – te contesta él-. Y sin perder tiempo, te pones a repasar los básicos que necesitas:

Surtido variado de embutidos 100% ibéricos: paleta 100% ibérica de bellota, jamón de pata negra, lomo 100% ibérico de bellota, chorizo 100% ibérico de bellota y salchichón 100% ibérico de bellota. Y, por suerte, tienes de todo.

Tabla de madera (o pizarra que se lleva mucho ahora) o bandeja chula que llame la atención. Sabes que en la presentación te la juegas. Ha de ser cuidada y original, con un toque más rústico o más moderno dependiendo del recipiente elegido. También puedes incluir flores y hojas decorativas y cuencos pequeños para poner por separado frutos secos, aceitunas, alguna salsa, piezas de fruta, mermelada, membrillo… Además, como las tablas suelen ser más grandes que los platos normales, hay más espacio para poner mayor cantidad de ingredientes y, así, compartir entre varias personas. ¡Que el cuñado no se quede con hambre!

Bandejas de embutidos ibéricos originales

Vale. Las bandejas de embutidos van viento en popa. Ahora, la siguiente fase es pasar a ver posibilidades. Y se te ocurren cuatro:

  • Tabla variada de ibéricos de pata negra: Un poquito de cada. Lomo, jamón, paleta, salchichón y chorizo…, todo 100% ibérico de bellota, claro. Colocado con un poco de gracia en la tabla y acompañado de unas tostas o picos…, ¡para qué más! Este tipo de embutidos necesitan poca floritura porque por sí solos están riquísimos.
  • Tabla de ibéricos de bellota con queso: Si las uvas con queso saben a beso, el queso y el embutido de pata negra hacen muy buenas migas. La mezcla de tonos queda muy vistosa y este contraste de sabores gusta mucho. ¡Al cuñado seguro que le encanta! Que también es muy de queso.
  • Tabla de embutido ibérico con fruta: Está menos vista y es todo un acierto. Si el melón con jamón está rico, el embutido ibérico con otras frutas como higos o uvas casan a la perfección. Lo único que hay que tener cuidado y poner la fruta en un recipiente aparte -aunque luego este recipiente se ponga en mitad de la tabla-. La cosa es que si la fruta está mojada o suelta jugo, no estropee la textura de las lonchas de los ibéricos. Ojo con esto -piensas-, que el cuñado es muy tiquismisquis.
  • Tabla de embutido 100% ibérico de bellota con foie: Esta tercera propuesta, es más arriesgada -y lo sabes-, pero de currártela…, ¡triunfas! Y tampoco es difícil de preparar. Consiste en añadir unas pequeñas tostadas y foie al embutido ibérico. La combinación es deliciosa y se trata de una opción novedosa y para lucirse. Vamos, ¡lo que buscas!

Con estas cuatro ideas sobre la mesa, te lías la manta a la cabeza y piensas que para qué elegir. Que ya puestos, y teniendo los ibéricos de pata negra, el queso, el foie y fruta de temporada, ¡haces cuatro en una! Que un día es un día, y al cuñado se le sorprende a lo grande.

Y vaya si lo consigues. Es llegar con las bandejas de embutidos ibéricos al punto donde está esperando tu cuñado y el resto de la familia, y escuchar -a lo bajini, -al chico le cuesta…- un discreto… ¡fe-li-ci-da-des! Pero discreto o no, es un felicidades al fin y al cabo, justo lo que querías oír. Y tú, tan contento 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *