maridaje-jamón-ibérico

Los maridajes ibéricos más locos y que no te dejarán indiferente (I)

Combina el jamón ibérico de bellota con fruta, quesos y otros alimentos que no te dejarán indiferente, ¿empezamos?

Cuando mezclamos alimentos buscamos que estos se complementen y su sabor se potencie.

Esto pasa, por ejemplo, cuando mezclamos los tomates con pimiento, pepino, cebolla, ajo, aceite y vinagre. La unión de todos esos ingredientes convierten un gazpacho en algo espectacular, mucho mejor que consumir cada uno por separado.

Pero, me dirás: ¡si el jamón está buenísimo solo! Sí, eso es algo que no podemos negar y, en parte, se debe a su sabor umami. Un quinto sabor que tienen los alimentos con sabor delicioso, pronunciado e intenso.

Que sabe a gloria, ya os lo contábamos en este otro post, pero crear sabores nuevos con los mejores alimentos es lo que motiva a cualquier buen chef y eso nos lleva a experimentar con nuestro producto estrella: el ibérico de bellota.

La alta cocina no ha dejado de innovar en nuevas técnicas y métodos de preparación. Así como en investigar gracias a métodos científicos qué alimentos son los que mejor combinan. El resultado: creaciones únicas para los paladares más innovadores.

De esa manera, en Cerdoh! encontramos Foodpairing, una herramienta de matching (que podríamos traducir como “maridaje”) con base científica que ayuda a los chefs a identificar qué alimentos y bebidas combinan bien entre ellos.

Así, hemos realizado algunas búsquedas con esta herramienta y estas son algunas de las combinaciones que nos han sugerido.

¿Estás preparado para lo inimaginable? ¡Adelante!

maridaje-jamón-ibérico

Empecemos con el toque más fresco: ¡la fruta!

El melón con jamón es ya un clásico veraniego que siempre nos acompaña. Algo así como los helados o las chancletas.

Para sus fans es un básico que no puede faltar en su mesa y podemos añadir como dato que es una combinación muy saludable. Esto se debe a que el jamón absorbe mejor los carotenos y la vitamina A del melón y, a su vez, el hierro de la carne es mejor aprovechado gracias a la vitamina C de la fruta.

Pero si lo que quieres es probar algo nuevo y con un toque exótico tienes que probar el jamón 100% ibérico con mango. Su sabor dulce y afrutado con un ligero toque ácido contrastará con los matices del umami.

Quizás te estés preguntado, ¿y cómo mezclo yo esto? La primera opción, y la más sencilla, es que deleites a tus invitados (o a ti mismo) con dos bandejas: una con mango y otra con una finas lonchas de jamón ibérico de bellota; o puedes sorprender en una noche especial con una ensalada canónigos con mango y jamón ibérico o con este picho tan original en forma de banderilla.

Las notas a piña, florales y a hierba fresca del complejo aroma del jamón hace que ligue bien con frutas como la pera conferencia, las fresas y, cómo no siendo uno de sus matices, con la piña, otra de las frutas que no puede faltar en tu mesa cuando saques el pata negra.

¿Alguna idea para no pasar desapercibido en el arte de la innovación culinaria? ¡Claro que sí! Disfruta de este carpaccio de piña y jamón ibérico o jamón ibérico asado con piña y vino con especias.

¿Cómo qué jamón asado? Si te has quedado muy confundido, siempre puedes reservar el jamón ibérico y asegurarte de ese uuuummmm de siempre o lanzarte al vacío y probar algo ibérico-caribeño.

maridaje-jamón-ibérico

¡Al rico queso que sabe a beso!

No es algo nuevo que el jamón ibérico y el queso hacen buenas migas. Siempre nos lo imaginamos en una bandeja con su queso curado en amor y compañía y no nos planteamos ninguna otra relación quesera más.

Pero, ¿los demás quesos pegan con el pata negra? Pues puede que sí y ¡nos los estamos perdiendo! Foodpairing nos recomienda probar con el emmental y el gruyere.

Sacamos el cuchillo jamonero, unas tablas, el emmental, el gruyere, el de cabra, el de oveja, el de untar, el jamón de bellota, el chorizo, salchichón ibérico… Nos liamos la manta a la cabeza y ¡voilá! nos montamos una bandeja de quesos y otra de ibéricos de lo más completa. Porque seamos sinceros, puestos a hacer una cata, ¡qué mejor manera que hacerlo a lo grande!

maridaje-jamón-ibérico

Y puestos a probar, ¿quién dijo miedo?

Ya nos hemos quitado todos los complejos y estamos en el punto en el que sólo queremos descubrir todo lo rico que nos puede saber nuestro ibérico combinado con los mejores productos para potenciar sus matices naturales.
La fruta y el queso podemos decir que siempre han estado ahí acompañando a nuestro jamón, pero la siguiente recomendación de Foodpairing no os va dejar indiferente: las patatas fritas y las galletas de almendra.
¿Quién puede decir que no a una rica patata frita? Aunque claro, si me pones al lado una fuente de jugosas lonchas de pata trasera de cerdo ibérico criado con bellotas y curada en su punto perfecto. No hay dudas. Y con las galletas de almendra podemos hacer un poco lo mismo. Pezuña por aquí, mano para allá, galleta casera de almendra por arriba, ibérico de bellota por abajo. Conclusión: ¡rico por todos los lados!

¿Qué te han parecido las mezclas locas con jamón ibérico que te hemos preparado?

Nosotros estamos en pleno proceso de prueba de todas estas propuestas y seguro que alguno de vosotros ya está pensando en sorprender en la próxima quedada en su casa. Aunque nos imaginamos que otros siguen pensando que el jamón ibérico mejor sólo que mal acompañado.
Atrevido o clásico. Seas como seas, lo importante es siempre disfrutar de una buena mesa con la mejor compañía. Ese sí que es el maridaje perfecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *