El jamón es un plato imprescindible en cualquier evento

Trucos para escoger el mejor jamón ibérico para la temporada de bodas, bautizos y comuniones

El jamón ibérico de bellota es “la novia en la boda, el bebé en el bautizo y el niño en la comunión”. Bueno, a lo mejor hemos exagerado un pelín… Pero lo que sí es cierto es que sin un buen jamón ibérico ninguna celebración especial estaría completa: ¡su presencia es garantía de éxito! Pero eso, claro, también supone una gran responsabilidad para la estrella de los eventos, por lo que elegir el mejor jamón ibérico para una boda, la comunión de tu hijo o cualquier fiesta especial puede marcar la diferencia entre una celebración inolvidable o una más entre tantas otras.

Básicos para no meter la pata (¡a no ser que sea negra!)

Una pata de jamón ibérico de bellota pone sabor al cóctel de cualquier boda, bautizo o comunión. Su elección no es asunto baladí, así que harías bien en no dejarla para el último momento. O, al menos, deberías saber qué diferencia un jamón ibérico “etiqueta negra” del resto. ¡Evita que te den gato por liebre!

Multitud de marcas proclaman que sus jamones ibéricos no tienen parangón… aunque no tengan argumentos en los que basar esas afirmaciones. Así que te aconsejamos que confíes únicamente en aquéllas que sigan la norma oficial. Te la explicamos de forma muy básica:

  • Etiqueta negra: ¡la de Cerdoh! Se trata de jamones 100% ibéricos (esto significa que provienen de padre y madre ibéricos), alimentados con bellotas. ¡Lo mejor de lo mejor!
  • Etiqueta roja: sigue siendo jamón ibérico, ¡pero ya no al 100%, sino al 75%!
  • Etiqueta verde: la de los jamones de cebo de campo ibérico. Pueden ser ibéricos en distintos porcentajes (100, 75 o 50%, aunque normalmente lo son en el porcentaje más bajo), y se alimentan a base de recursos del campo y piensos.
  • Etiqueta blanca: la principal diferencia con respecto a la etiqueta verde es que estos cerdos se alimentan en instalaciones cerradas, y únicamente comen pienso. También pueden ser ibéricos al 100, 75 o 50%, pero lo habitual es que lo sean en el menor porcentake.

¡Como ves, la diferencia entre las etiquetas es bastante significativa!

En el sabor está la clave

Contar con margen de tiempo para elegir el jamón de tu celebración te servirá, entre otras cosas, para hacer una prueba previa del producto. Si no eres un experto en la materia, al menos podrás confiar en tu paladar: por mucho que tengas unas fantásticas referencias, nada como hincarle el diente al jamón ibérico para saber si verdaderamente estás ante una pieza de calidad.

Nuestro consejo es que unas semanas antes de la celebración compres un loncheado o una pata del jamón ibérico por el que, tras las averiguaciones pertinentes, quieres decantarte. Rodéate de algunas personas de confianza, sinceras y, a poder ser, con buen gusto. De ésas que no te van a decir que el jamón está de lujo aunque esté más seco que la mojama. Y si las valoraciones son positivas, ¡ya puedes hacer tu pedido!

¿Cuál es la cantidad de jamón adecuada para una boda, bautizo o comunión?

En una celebración de esta envergadura no podemos quedarnos cortos, pero tampoco es necesario que a nuestros invitados les salga el jamón por las orejas. En esto, como en todo en la vida, hay que tener mesura.

Según nuestra experiencia, una proporción que nunca falla es la de adquirir una pata de jamón ibérico de entre 7 y 7,5 kilos por cada 50 invitados. De esta forma tendremos la tranquilidad de que todos nuestros invitados podrán degustar el jamón ibérico, pero sin llegar a eclipsar del todo al resto de entrantes.

Loncheado, a cuchillo, entero…¿Cómo comprar el jamón ideal para tu boda?

Una vez que hemos elegido el jamón que queremos comprar, y la cantidad en la que lo haremos, hay otra duda que nos asalta. ¿Cortador sí, o cortador no? Paladear unas lonchas recién cortadas por un profesional es un auténtico placer.

Esta decisión normalmente depende del presupuesto que queramos destinar a la celebración, ya que contratar a un cortador de jamón profesional puede salir por un buen “pico”. Así que, en el caso de que decidamos prescindir de ella, tenemos otras hay alternativas que no desmerecen el resultado final.

En Cerdoh! sabemos que la organización de un evento de estas características puede ser muy estresante, así que te ponemos todas las facilidades del mundo para que solo tengas que elegir el formato de jamón que más te convenga, comprarlo y disfrutarlo.

Por ejemplo, puedes pedirnos que lo cortemos a cuchillo, con mucho cariño, para servirlo directamente. Si el número de invitados no es muy elevado, también puedes adquirir nuestros paquetes de jamón ibérico envasados al vacío. O puedes comprar piezas enteras y contratar por tu cuenta a un cortador que acuda a tu evento.

¡Y no te olvides de los complementos! Porque no solo de jamón ibérico de bellota se alimentan los invitados de las bodas, bautizos y comuniones, y en nuestra tienda online también puedes encontrar otras delicatessen que complementen tu cóctel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *