Celebra San Valentín con los cinco sentidos: ¡el del gusto lo tienes garantizado con Cerdoh!

Disfruta de un San Valentín gourmet, ¡con los cinco sentidos!

¿Quién dijo que ser romántico no está de moda? Suena muy de chicos o chicas duros ocultar la evidencia, y de puertas para afuera muchos dicen sin despeinarse eso de “¿celebrar san Valentín? ¡Eso no va conmigo!”. Sin embargo, ante una sorpresa romántica de la persona amada, toda esa coraza se cae como un castillo de naipes. ¡No pasa nada por reconocer que, en el fondo, somos más blandos que los osos amorosos!

¿Y si dejásemos de celebrar San Valentín como “una obligación” y lo convirtiésemos en una ocasión para disfrutar en pareja?

Por todo ello, y aunque afirmas que prefieres “celebrar el amor todos los días”, vamos a proponerte una idea diferente para que celebres con tu pareja un momento especial. Si quieres hacerlo el 14 de febrero, fenomenal. Y si no, ¿por qué no sorprender con una velada romántica cualquier día del año? ¡Ese tópico que tantos regalos te ha ahorrado al decir que San Valentín debería vivirse cada día también deberías ponerlo en práctica!

¿Por qué no celebrar una “cita sensorial” con tu pareja? Aunque digan que es ciego, el amor está ligado a los sentidos, y crear una atmósfera perfecta para ‘derretir’ a nuestro amado o amada no es tan difícil. ¡Sigue estos consejos para que vista, oído, gusto, olfato y tacto se entreguen a la pasión en la cita más romántica del año!

Vista: un decorado de película

La atmósfera romántica entra primero por los ojos: debe impactar y cautivar. Y eso, amig@, implica currárselo un poco y no tirar de lo primero que encontremos. Al margen de las consabidas velas (cuidado dónde las ponemos para no provocar un incendio) hay que impresionar con otros detalles: unos globos discretos con forma de corazón, flores, algunas fotos de momentos especiales que hayas vivido con tu amado o amada…

Por otro lado, la mesa de la cena no debe tener el aspecto de un día normal. Toca tirar de la mejor cubertería, mantelería y vajilla. Y si añades algunos pétalos de flores en el mantel o unas cuantas velas estratégicamente colocadas, darás la impresión de que el mismísimo Cupido ha pasado por casa para prepararlo todo.

Oído: marchando una playlist romántica

Con las facilidades que nos dan las nuevas tecnologías no tenemos excusa para no ponerle la banda sonora perfecta a nuestra velada. Atrás quedaron los tiempos en los que teníamos dos opciones: comprábamos un CD de temas románticos o nos grabábamos una cinta recopilando los temas de Mariah Carey o Whitney Houston que ponían en la radio.

Ahora, con un móvil, unos altavoces ‘bluetooth’ y una cuenta de Spotify es suficiente. Podemos hacer nuestra propia lista de reproducción con las canciones que le llegan a la patata a nuestra pareja, o que os han acompañado en momentos especiales. O dejarnos seducir por algunas recomendaciones. Y todo sin tener que levantarnos en mitad de la cena a darle la vuelta a la cinta. Lo que es el progreso 😉

El romanticismo moderno se puede expresar de muchas maneras. ¡Por ejemplo, con un buen jamón ibérico de bellota!

Gusto: ¡nada como un buen jamón de Cerdoh!

La atmósfera que creemos para la cena es importante, por supuesto. Pero si por algo lo llamamos “cena” es porque vamos a degustar unos platos especiales que deben enamorar el paladar. Si hay un producto que es garantía de éxito, ése es el jamón ibérico de bellota, un manjar imprescindible en las grandes ocasiones. En la tienda online de Cerdoh! puedes comprar jamón ibérico de bellota de la mejor calidad, para que las flechas de Cupido conquisten vuestros corazones…¡y vuestros estómagos!

La presentación de los platos será cosa tuya, pero no te preocupes porque te vamos a dar un par de sugerencias:

  • Una es apostar por un plato de jamón ibérico de bellota, sin acompañamiento ni aderezo. ¡El sublime encanto de la sencillez!
  • También podemos combinarlo con unas lonchas de salchichón, chorizo o lomo ibérico de bellota. Un éxito seguro.
  • Unos canapés con quesos variados y jamón o unas brochetas de melón con jamón también derretirán a tu media naranja.
  • Y si te gusta la cocina, ¿por qué no ponerte el delantal y hacer un plato más elaborado? ¡Un buen jamón ibérico combina con todo!

Olfato: aromas florales e incienso para crear ambiente

La magia de San Valentín también se encuentra en los aromas. Y si quieres darle un toque especial a la cena, no deberías conformarte con ventilar el salón y dar unos toques de ambientador. Para ayudarnos en esta tarea tenemos las siempre infalibles velas perfumadas. Con ellas se matan dos pájaros de un tiro: alegran la vista y el olfato.

También podemos preparar pequeños saquitos llenos de hierbas aromáticas y colocarlos en diferentes puntos de la estancia, o encender una barrita de incienso. Eso sí, ¡cuidado con no recargar en exceso el ambiente!

Tacto: lo que tocas también forma parte de la magia

Y acabamos como empezamos. Quitándonos la coraza. Reconociendo nuestro puntito romántico. Por eso, nuestras manos juegan un papel clave. Una caricia en la mejilla, tomar las manos de nuestra pareja, un abrazo, un beso…

Todo suma en nuestro “san Valentín sensorial”: ¡también lo que vamos a palpar encima de la mesa! Por ejemplo, poner un mantel con una textura amorosa y cuidada. O aplicarlo también en el menú y perder el miedo a tocar los alimentos: el incomparable tacto de una loncha de jamón ibérico de bellota, la suavidad de un bombón, la rugosidad de una tosta…

Este san Valentín, dejémonos llevar por los cinco sentidos, ¡y que viva el amor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *