exportaciones jamón ibérico

El jamón ibérico por el mundo: ¿hasta dónde llegan los pata negra?

Comprar un jamón 100% ibérico es un placer exquisito que, como verás, triunfa por todo el mundo.

Lo sabemos. Nada tiene comparación con el momento en el que una loncha de Jamón 100% ibérico de bellota roza tu paladar y se introduce en tu boca. ¡Uhmm! Pero… ¿Esto es algo “typical spanish” o, más bien, un sentimiento compartido, casi universal?

Índice:

Después de estas navidades seguro que aún tienes en el paladar el saborcito de nuestras tablas de embutidos ibéricos pero… ¿Qué hay de otros países del mundo? ¿Habrán tenido unas ibéricas navidades? Es más… ¿Habrán pensado en nuestros consejos para elegir un ibérico durante esas extranjeras navidades?

Porque querer para los nuestros siempre lo mejor pasa aquí, ¡y en cualquier familia del mundo!

Europa y su amor por nuestros ibéricos

Este placer, tan nuestro, es también compartido, y muy deseado, en otras partes del mundo. Un 20% de todos los jamones ibéricos que curamos en España se exporta y su destino favorito sigue siendo Europa, donde van a parar un 80% de las exportaciones.

Los franceses y alemanes son nuestros mayores compradores, ya que se llevan un 54% de todos los jamones ibéricos que salen de la península.

Francia es un mercado maduro que apuesta por la calidad. Tienen una gran tradición jamonera y disfrutan de sus propias patas de cerdo curadas. En su mesa no falta el Jamón de Bayona y también el Jamón de Parma que exportan de la vecina Italia, convirtiéndose en sus segundos exportadores.

Con estos mimbres, satisfacer el gusto de los franceses exige estrictos controles de calidad y en este sentido nuestros jamones ibéricos dan más que la talla y son considerados productos de alta gama.

Después de Alemania, nuestros vecinos europeos que más importan nuestros ibéricos son Portugal, Italia y Reino Unido.

Pero… ¿Cuando nace ese amor por el ibérico? Como ya imaginarás, el turismo y la demanda de jamón tienen una estrecha relación. Es en nuestra tierra donde lo conocen pero es cuando vuelven a sus países cuando lo demandan en las secciones gourmet de tiendas y supermercados.

Al fin y al cabo no hay nada como probar algo para quererlo todos los días 🙂

Jamón ibérico made in USA Vs Importado, ¿cuál triunfará?

Las primeras exportaciones autorizadas de jamón ibérico a Estados Unidos comenzaron en el año 2007. Con unas normas muy exigentes, requieren de una buena inversión millonaria para conseguir el visto bueno por parte del Departamento de Agricultura americano.

Ante esta tesitura dos españoles pensaron que quizás lo más fácil sería criar en las dehesas de Texas, plagadas de robles y bellotas, nuestra querida raza de cerdos ibéricos. En esta aventura se embarcaron 200 cerdos que cruzaron el charco para vivir su propio sueño americano en una dehesa tejana en la que… ¡ya son más de 5000!

Raza pura, un buen alimento y dos años de curación, pero ¿podrán llegar a ser tan ibéricos como un cerdo lampiño criado en el Campo de Argañán?

Ante la duda de si los cerdos ibéricos americanos reemplazaran a los españoles los datos nos dicen que no. Las exportaciones de jamón español a EEUU no van a dejar de crecer. En los últimos cinco años pasaron de 7,9 millones de euros (9,4 millones de dólares) a 14,5 millones de euros (17,2 millones de dólares) en 2016.

De momento los famosos lo tienen claro. ¿Qué aperitivo pondrías en los Oscars? Pues seguro, y sin dudarlo unos segundos, que el mejor jamón 100% ibérico. Nada más, y nada menos, que 90 patas de jamón fueron importadas para complacer a los paladares más exigentes de Hollywood.

Que no se diga que no compartimos nada con la gente más Vip del planeta, ¡el amor ibérico no entiende de fronteras!

Asiáticos, rendidos a nuestras “patas”

La fiebre del delicatessen español azota con fuerza en los países asiáticos y duplica sus importaciones en el último año.

Cada semana llegan a los puertos chinos entre 400 y 500 contenedores con productos porcinos españoles. Aunque, eso sí, la mayor parte de esta carne de cerdo, un 40 %, son despojos, los productos ibéricos suponen un 5% del total y en su mayoría son jamones.

Entonces… ¿Cuántos jamones llegaron a china? Se dice pronto, pero son 150 mil toneladas con un valor de 4 millones de euros. La única pega, que aún no pueden importarse con hueso, prohibición que de acabarse puede suponer una mayor demanda, ¡si cabe!

Su pasión por el cerdo combinada con su amor a la gastronomía española hace que la creciente clase alta china ponga de moda el ibérico de bellota con un efecto cascada imparable. A pesar de que allí cueste entre un 10%-20% más, los pedidos de jamón no paran de crecer e incluso está empezando a afectar al precio del mercado a nivel internacional. Allí comprar un sobre de jamón ibérico de 70 gramos en el supermercado les puede costar hasta 45 euros.

China está perdidamente rendida a nuestras “patas”. Tanto, tanto, tanto que han creado escuelas de cortadores y una asociación profesional. El arte de distinguir un buen jamón de bellota 100% ibérico no siempre es fácil, sobretodo si no hemos catado muchos.

El país Nipón no se queda atrás, convirtiéndose en nuestro quinto destino mundial de las exportaciones españolas de porcinos. Al parecer, lo español es una tendencia imparable y disfrutar en Tokio de una tapa de pata negra con una copita de buen vino de la tierra es una tendencia Top a la que los japoneses se apuntan con los ojos cerrados.

Los japoneses, como los alemanes, son muy estrictos con el control de calidad y si compran un jamón 100% ibérico quieren saber su trazabilidad y si se ha alimentado en la montanera. No les importa pagar la calidad, 50 gramos de Jamón Ibérico cuesta entre 50 y 60 euros en un restaurante de Tokio, pero exigen no ser engañados. ¡Sólo faltaría!

La calidad se paga mucho más cara en el resto del globo que en España y no sobran los críticos, dentro y fuera, ante esta falta de transparencia.

A nadie le gusta que le den gato por liebre aunque parece mentira que algo tan básico no siempre se respete. Algo de lo que en Cerdoh! estamos muy orgullosos: Queremos lo mejor para nosotros, para ti y para todo el mundo. Porque todo el mundo tiene derecho a hacer ¡Oh!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *