¿Qué diferencias encontramos entre la paleta y el jamón ibérico?

¿Qué diferencias hay entre el jamón y la paleta ibérica de bellota?

Paleta ibérica o jamón ibérico… ¡Qué difícil elección! Sabemos que ambas opciones te gustan mucho pero, ¿conoces las diferencias que existen entre ellas?

Aunque tanto la paleta ibérica como el jamón ibérico, los dos 100% bellota, están de vicio, es cierto que existen unas cuantas diferencias que convierten a cada pieza en un producto único.

Así que, ¿qué es mejor, un jamón o una paletilla? ¡Cuando acabes de leer este artículo lo tendrás clarísimo!

El tamaño sí importa

La principal diferencia entre un jamón y una paleta o paletilla es que el primero pertenece a las patas traseras, mientras que la segunda, proviene de las patas delanteras.

Debido a la constitución de los cerdos, los perniles traseros son más grandes y voluminosos que los delanteros, factor que hace que los jamones tengan más carne que las paletas.

Hay que dejar claro que esta diferencia no hace que la paletilla sea de peor calidad que el jamón, simplemente son piezas que se localizan en distintas partes del cuerpo de los cochinos.

Para gustos, los precios

Otra diferencia evidente que encontramos entre una paleta ibérica de bellota y un jamón de la misma categoría es el precio.

La paletilla es más barata que el jamón, principalmente, porque la pieza es más pequeña y tiene menos carne. Mientras que un jamón puede oscilar entre los 6,5 y los 8 kilos, una paletilla puede pesar entre 4 y 5 kilos.

Es por eso que en esta diferencia de precio entra en juego el concepto de rendimiento de la pieza, es decir, la cantidad de carne que queda para el consumo una vez se quita el exceso de grasa y los huesos. Teniendo en cuenta el peso de cada pieza, podemos hablar de que el rendimiento del jamón estaría en 4 kilos de carne libre para el consumo; en cambio, el de la paleta es mucho menor, pudiendo ser de 2 kilos.

Por lo tanto, es evidente que cuanto más carne tenga una pieza, más cara nos resultará.

Tiempo de curación

¿Por qué crees que los jamones necesitan más tiempo de curación que las paletas? Prácticamente todas las diferencias entre ambas piezas derivan de lo mismo: el tamaño.

En la paletilla, al ser una pieza más pequeña, la carne está más próxima al hueso, por lo que el tiempo de curación es más corto que el del jamón. En nuestro caso, las paletas ibéricas 100% de bellota de Cerdoh! reciben una lenta curación no inferior a 24 meses.

Por el contrario, los jamones necesitan más tiempo de curación porque al ser una pieza más voluminosa, la carne está más alejada del hueso. Por ejemplo, nuestros jamones ibéricos 100% de bellota se curan durante más de 36 meses en nuestra finca del Campo de Argañán.

Un sabor diferente para cada paladar

Todas estas diferencias que te hemos ido contando resultan en una inevitable distinción de sabor entre una pieza y otra.

Quizás, los paladares más inexpertos en esto de la cata de ibéricos no encuentren demasiados matices entre un jamón y una paleta. Sin embargo, el sabor entre uno y otra son notablemente diferentes.

Cuando degustamos un jamón de bellota encontramos un sabor suave, debido a la grasa fina y brillante que se encuentra veteada entre la carne. Este sabor más calmado, pero lleno de matices, se debe precisamente al tamaño del pernil: al ser una pieza carnosa, alejada del hueso, su sabor es pausado y delicioso. En cambio, el sabor de una paleta de bellota es más intenso que el del jamón. Esta potencia en el paladar se debe a la proximidad de la carne al hueso de la pieza.

Jamón o paleta ibérica, ¿cuál es mejor?

Ya te hemos contestado, ¿no? La realidad es que ningún producto es mejor que el otro. Cada uno tiene unas características muy diferentes que los hacen especiales y dependerá mucho de los gustos del consumidor el calificar a cada pieza como “mejor”.

La paletilla ibérica de bellota no es peor que el jamón ibérico de bellota por ser más pequeña, y viceversa. Factores como el precio que queramos invertir, el tiempo de consumo o la preferencia por sabores más suaves o más intensos serán determinantes a la hora de decantarnos por un jamón o por una paletilla.

 

Y tú, ¿con cuál te quedas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *