15 curiosidades del cerdo ibérico que aún no conoces

El cerdo ibérico es una pieza fundamental de nuestra gastronomía.

De él, como siempre se dice, se aprovecha todo y ‘gustan hasta los andares’, pero, sin duda, el jamón de bellota 100% ibérico se lleva la palma.


Por todas las alegrías que nos da y por llenarnos de sabor la vida, hoy descubrimos en clave divertida -que es como nos gusta hacer las cosas en Cerdoh!- algunas anécdotas y curiosidades del cerdo ibérico que puede que aún no conozcas.

¡Vamos una a una!

  1. El origen del cerdo ibérico es peculiar. Se trata de una raza única en el mundo y típica de nuestra tierra que (se cree) procede del cruce de los cerdos que introdujeron en la Península Ibérica los fenicios con el jabalí que, en aquella época (allá por el 1200-1000 a.C), ‘campaban’ a sus anchas por nuestros montes. Esto dio lugar a una nueva especie que se ha ido desarrollando a lo largo de los siglos.
  2. Por lo general, tenemos la imagen de que son animales sedentarios, tirando a ‘vagos’, pero la realidad es que se dan largos paseos por la dehesa en busca de alimentos. Durante el tiempo de montanera, y a pesar de su peso, están en continuo movimiento y pueden llegar a recorrer hasta 14 kilómetros tranquilamente al día.
  3. Hasta 50 litros de agua y entre 8 y 10 kilos de bellotas. Éstas son las cantidades que consume al día un cerdo ibérico y que le permiten mantener un cuerpo Danone, es decir, una excelente proporción entre carne y grasa. Además, también se alimenta de hierbas, plantas aromáticas y algunos hongos.
  4. El sentido más desarrollado del cerdo ibérico es… ¡el olfato! Son infalibles. Tanto es así que no sólo encuentran fácilmente su comida favorita, las bellotas, sino que también en algunos lugares se ‘utilizan’ para la búsqueda de trufas.
  5. El cerdo ibérico adulto puede llegar a alcanzar los 160 kilos justo antes de su sacrificio.
  6. Los cerdos ibéricos tienen el tobillo fino y no gordo (como cabría esperar dado su peso) a diferencia de otros tipos de cerdo que tienen la pata más ancha. Si tienes un auténtico jamón de bellota 100% ibérico en casa, ¡ve a comprobarlo! 😉
  7. Los cerdos se embadurnan en charcos de agua o barro no por guarros, no. Tiene su razón de ser: no poseen glándulas sudoríparas para regular su temperatura, refrescarse, limpiarse y mantener protegida su piel así que necesitan de estos peculiares baños para conseguir estar más… ¿ a gusto?
  8. Es uno de los 12 animales del calendario (zodiaco) chino.
  9. Los cerdos ibéricos no tienen nada que ver con los cerditos rosas y en versión mini que estamos acostumbrados a ver en dibujos animados o películas, sino que son negros o colorados, y lampiños (los nuestros) o con pelo. Además, su pelo suele denominarse capa colorada o capa negra.
  10. La diferencia básica entre el cerdo ibérico y el cerdo blanco radica en su código genético, o sea, en la capacidad de infiltración de grasa entre los músculos que tiene el ibérico, que es lo que le hace único (y riquísimo).
  11. La dentadura del cerdo está adaptada para masticar hierbas, pues en su estado ‘salvaje’ son herbívoros, mientras que en cautividad son omnívoros y comen de todo, incluso carne, aunque ésta ha de estar bien picada.
  12. Ningún cerdo puede doblar su cuello hacia arriba por la manera en la que está conectada su última vértebra con el cráneo.
  13. La camada de la cerda ibérica oscila entre los seis y ocho lechones.
  14. ‘Gorrino’ se llama al cerdo que no supera los cuatro meses de edad. ‘Verraco’ al macho destinado a la reproducción. ‘Cochinillo’ o ‘lechón’ cuando aún son amamantados, y ‘cochino’ a los cerdos cebados y dispuestos para la tradicional matanza.
  15. Del cerdo ibérico, como ya sabes y continuamente explicamos, se aprovechan todas sus partes: patas, orejas, morro, lengua, rabo…

Podríamos seguir…, pero estos 15 interesantes datos son suficientes para constatar que, efectivamente, el mundo del cerdo ibérico es apasionante y está lleno de ‘historietas’ que nos hacen entenderlo, quererlo y valorarlo más.

Y ahora, dinos: ¿qué te han parecido estas curiosidades? ¿Te han sorprendido o ya las conocías? ¿Alguna otra que nos hayamos dejado en el tintero?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *